FAQ 1: ¿Hay una edad adecuada?

SPOILER: No existe una respuesta universal a esta pregunta, pero te damos algunas claves para que reflexionemos sobre ella

Seguramente hayas escuchado algunos datos sobre este tema. Cada cierto tiempo se publican resultados de encuestas -de los que los medios de comunicación se hacen eco-, impulsadas por ministerios, comunidades autónomas, centros de investigación, universidades, oenegés, etc. Estos resultados nos dicen que la edad de las primeras relaciones ha disminuido respecto a generaciones anteriores, y que la media se sitúa entre los 14 y los 15 años. Esto nos ayuda a reflexionar sobre dos ideas 🤔​.

 

La primera es que esas investigaciones se centran en una única práctica: la penetración. No hay ni un solo dato sobre la edad a la que la gente joven de nuestro país se morrea por primera vez  o comienza a meterse mano. En este blog ya hemos hablado muchas veces de que el repertorio erótico es enorme, y de que la penetración es sólo una opción más, tan válida y satisfactoria como el resto. Poner el foco sólo en ella, especialmente en las investigaciones y los datos oficiales, genera una enorme presión para realizar esta práctica: como si formara parte de una especie de ✔️​checklist vital que hay que tachar antes de llegar a una determinada edad.  De hecho, ¿quién nos dice que las personas que responden a esas encuestas no están incluso “mintiendo” sobre sus propias experiencias para ajustarse a lo que se supone que debe ser?

 

La segunda idea, relacionada con esto último, nos ayuda a responder a la pregunta. ✨NO EXISTE UNA MEJOR EDAD PARA TENER RELACIONES SEXUALES✨, precisamente porque no hay normas sobre ello. A pesar de que existan tendencias generacionales -no sólo parece haberse adelantado la primera relación con penetración, sino que el periodo de la infancia, en general, también se está acortando-, la edad para mantener encuentros eróticos varía (y debería variar) entre unas personas y otras.

 

Afirmar eso no implica que no podamos darte algunas claves. En lugar de enfocarnos en una edad específica, podemos tener en cuenta en otros elementos. ¿Existe ese deseo? ¿Me apetece? ¿Cuáles son mis valores o mis creencias respecto a esta cuestión? (tener una pareja vs. tener encuentros casuales; estar o no enamorado/a; tener una edad determinada; contar con unas circunstancias específicas de tiempo, espacio, etc.). Considerar esos aspectos puede ayudar a cada persona a tomar decisiones sobre qué tipo de relaciones busca, qué espera de ellas y cómo se alinean esos deseos y expectativas con sus valores personales y el respeto hacia él/ella mismo/a y hacia las demás personas.

 

Todo esto teniendo en cuenta -repetimos- que la penetración es sólo una opción; y que, además, es muy habitual que, en el marco de los encuentros eróticos, las primeras prácticas sean menos íntimas (besos y caricias), y que a partir de ahí se ponga en juego una mayor intimidad.

 

Seguramente también hayas escuchado que es importante ⚡​ESTAR PREPARADO/A⚡​. Y eso tiene que ver con nuestra madurez emocional, nuestra responsabilidad, nuestra capacidad de comunicación y negociación y de tomar decisiones informadas y consensuadas, pudiéndonos hacer cargo de las consecuencias de nuestras acciones. ¿Cómo se consigue eso? Seguramente, con el tiempo; pero especialmente con la educación sexual.

 

📣​ En definitiva: en tanto cada persona se desarrolla de manera única y experimenta cambios físicos, emocionales y sociales a ritmos diferentes, no puede existir una respuesta universal sobre la edad correcta para tener relaciones sexuales.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR