7 de abril: Día Mundial de la Salud

El próximo domingo 7 de abril se celebra el Día Mundial de la Salud y aprovechamos para reivindicar nuestro derecho al acceso a la información sobre salud sexual.

Cuando se trata de garantizar que todas las personas tengan acceso a la salud sexual, hay algunos aspectos clave que debemos tener en cuenta. No se trata solo de contar con servicios y recursos bien equipados, sino también de entender cómo se gestionan estos recursos para asegurarnos de que realmente estén disponibles cuando los necesitemos. Esto significa que deberíamos tener a nuestra disposición:

Pero aquí está el problema: acercarse a estos datos puede ser un poco complicado. En nuestro país, la información sobre salud sexual a menudo está desactualizada y fragmentada. Es algo así como tratar de montar un rompecabezas con piezas que no encajan. Además, cada comunidad autónoma tiene su propio enfoque en la atención a la salud sexual, lo que puede crear inequidades y diferencias significativas en el acceso a los servicios, incluso dependiendo de tu código postal. Por eso es tan importante la información. Tener datos públicos detallados sobre cómo se organizan los servicios de salud sexual nos brinda una idea clara de cómo son de accesibles y de calidad estos servicios. Y eso no sólo nos ayuda a saber si donde vivimos las cosas se están haciendo bien o mal, sino también a tener claras en qué cosas tenemos que insistir para que cambien, y lograr así un acceso equitativo y de calidad para todas las personas. ¡Porque la información es poder, y también es salud! 👊💥