Las Infecciones de Transmisión Genital (ITG) son un tema tabú para muchos hombres y muchas mujeres. Quien tiene o ha tenido una, no suele contarlo alegremente. Parece que es el castigo por haber hecho algo malo…

¿Qué son las Infecciones de Transmisión Genital?

Son infecciones que habitualmente no presentan síntomas y que se transmiten por microorganismos como virus, bacterias, hongos o parásitos debido al contacto que se produce entre los genitales, la vulva, el ano, la piel y la mucosa oral durante las relaciones eróticas.

¿Qué microorganismos las causan?

Las ITG pueden estar provocadas por virus como por ejemplo Virus del Papiloma Humano (VPH), virus del herpes simple tipo 1-2 (VHS1-2), virus de hepatitis B (VHB) o virus de la hepatitis C (VHC) y Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH). Otras infecciones se deben a bacterias (Chlamydia, Gonococo Micoplasmas, Treponema Pallidum, Haemophilus Ducrey). Y otras, a protozoos (Tricomonas Vaginalis) y ectoparásitos (ácaro de la sarna o piojo del pubis).

¿Cuáles son los fluidos transmisores?

Semen, sangre, fluidos genitales y leche materna.

¿Cuáles son las principales puertas de entrada?

Mucosa vaginal, mucosa anal, glande del pene, mucosa oral y heridas abiertas.

¿Cuáles son las vías de transmisión en hombres y mujeres?

Parenteral: por contacto directo con sangre por medio de una herida abierta de una persona que tenga VIH (por ejemplo, por una transfusión o por compartir jeringuillas).

Genital: a través de la penetración vaginal, anal o caricias bucogenitales (orales) sin uso de preservativo o método de barrera como el cuadrante de látex.

Vertical: de la madre al hijo/a durante el embarazo, parto o lactancia.

Otras vías de transmisión pueden ser: a través del intercambio de juguetes eróticos, a través del contacto directo piel con piel en donde exista presencia de verrugas externas a nivel vulvar o en la parte interna en cuello uterino causada por el VPH (presentándose cambios a nivel del epitelio, escamoso y glandular), siendo tejidos que recubren los órganos internos y, finalmente, si se presentan úlceras por presencia de herpes simple, por ejemplo al existir contacto piel con piel  a nivel de la sínfisis del pubis.

¿Cómo no se transmiten?
  • Por medio de besos, abrazos, caricias, masturbaciones, masajes… Tampoco se transmiten por penetraciones anales, vaginales o buco-genitales (orales) haciendo uso correcto de preservativo o cuadrante de látex.
  • No se transmiten por medio de saliva, sudor y heces ya que son fluidos que contienen carga vírica pero en cantidad insuficiente, lo que hace imposible la transmisión.
  • Compartir ropa, objetos, cubiertos, material de trabajo no transmite.
  • Lavando los juguetes eróticos siguiendo las indicaciones del fabricante no existe riesgo.
¿Cómo se diagnostican?

 Mediante una analítica en sangre, la visualización o exploración de la vulva, vagina, ano, pene y mucosa oral. Si existe presencia de lesiones a nivel del cuello uterino, es recomendable realizar una citología.

Si tengo una ITG, ¿no puedo disfrutar de mis encuentros eróticos?

Puedes disfrutar de tu sexualidad con prácticas seguras haciendo uso correcto del preservativo o cuadrante de látex y además de prácticas aconceptivas como besos, abrazos, caricias, masturbaciones, cunnilingus, annilingus, felación… que te permitirán obtener placer y satisfacción durante los encuentros eróticos ya sea individual o en pareja y que no tienen posibilidad de transmisión.