Imagen: CJAS Madrid

Solo necesitas 4 minutos para leerlo. ¡Palabrita del CJAS!

Tras la resaca del 8M hemos querido recordar nuestra presencia el pasado viernes en el Instituto de la Mujer, donde se realizó la presentación del evento LIBRES.

Dicho evento estaba presidido por el discurso de 4 mujeres. En primer lugar, Beatriz Gimeno  -directora del Instituto de la Mujer- nos dió a conocer el papel que tiene hoy en día el instituto en la vida de las mujeres en España, que es muy pequeño en comparación con la idea a futuro que tiene Beatriz. En esta idea comenta la participación del Instituto de la Mujer en el día a día de la ciudadanía, pudiendo llegar a ofrecer servicios a toda España, incluyendo la vaciada.

Le tomó la palabra Montse Pineda, que comenzó su discurso haciendo mención a la restricción de acceso a determinados colectivos de mujeres. También hizo hincapié en la idea de feminismo diverso, mencionando otras fuentes de diferencias a parte del género que afectan también a este, como son a nivel económico y de poder. Y comentó que la disminución de feminicidios y de la violencia va unida al cumplimiento de las leyes de igualdad, que en muchas ocasiones no se cumplen generando otro tipo de violencia como es la violencia institucional.

Siguiendo con las diferencias a nivel económico, Carmen Castro profundizó en este aspecto metiéndose de lleno en el mundo laboral. Así, comentó la gran feminización que hay de los trabajos no regulados, que acaban llevando a la existencia de pensiones que ni se corresponden con la cantidad de tiempo trabajado, afectando a la calidad de vida de estas mujeres. Y aterrizó en la idea de que es necesaria la revalorización de los cuidados y la equiparación en hombres y mujeres del tiempo que se dedica a ello, para lo cual es necesario un cambio sustancial en los roles de género.

Para terminar con el discurso feminista, Carla Antonelli dió un punto de vista más LGTBQI+, centrándose en la trayectoria de los derechos del colectivo en la política española, muy distinta de la trayectoria en la realidad española.  Su discurso acabó siendo un grito de guerra en el que pedía unión, sororidad, apoyo entre nosotras contra la ultraderecha española que amenaza con eliminar todo el camino conseguido en relación a los derechos por y para los diferentes colectivos.

El evento concluyó con una actuación de la artista Rozalén, que además de deleitarnos con sus canciones llenas de mensajes e ideas feministas, mencionó la necesidad de estar todas presentes en las marchas del 8M. Y así ha sido, ¡a pesar del coronavirus!

Terminamos el post con una frase de Carla que recalca bien la idea de un feminismo diverso, que tiene como uno de sus principales objetivos “el derecho a la diferencia, sin diferencia de derechos”.