HEPATITIS B 

¿QUÉ ES?

Es una inflamación del hígado provocada por el virus de la hepatitis B o VHB. Puede causar un proceso agudo que suele superarse solo o un proceso crónico que puede derivar en afecciones más graves (como cirrosis o insuficiencia hepática).

 

¿CÓMO SE TRANSMITE?

La transmisión del VHB se produce por exposición a sangre u otros fluidos corporales que contengan el virus.

  1. Parenteral: por contacto de sangre con sangre infectada.
  2. Genital: por contacto de fluidos transmisores (sangre, saliva, fluidos vaginales o semen) con sangre (herida abierta).
  3. Vertical: de madre a hijo/a durante embarazo, parto o lactancia.

La infección no se transmite por:

  • Prácticas eróticas distintas a la penetración vaginal, anal o buco-genital.
  • Prácticas con penetración vaginal, anal o buco-genital en las que se utiliza un método de barrera adecuadamente (preservativo femenino o masculino en las penetraciones, o bandas de látex durante las práctica buco-genitales y buco-anales).
  • Prácticas eróticas con personas que saben que no tienen la infección.
  • Otros contactos físicos (besos, abrazos, tocarse las manos…)
  • El uso común de prendas de ropa, ropa de cama, etc.
  • El uso de retretes, lavabos, duchas o bañeras.
  • El uso compartido de juguetes eróticos.
  • Contacto con heces u orina de personas con la infección.

 

¿CÓMO SE DETECTA? CÓMO SE TRATA?

El diagnóstico se realiza a través de un análisis serológico de la sangre. Su tratamiento consiste en la detección precoz, control de los posibles síntomas y reposo para potenciar el alto índice de recuperaciones espontáneas. Suele solucionarse en 1-2 meses.

En casos de hepatitis aguda o crónica sí se sigue un tratamiento farmacológico consistente en Interferón.

 

¿CÓMO SE PREVIENE?

La hepatitis B tiene una vacuna preventiva obligatoria en el calendario de vacunaciones en España.

El mejor modo de prevención es el uso del preservativo. El preservativo masculino y el preservativo femenino utilizados de forma adecuada evitan completamente la transmisión.

Una educación sexual y de pareja adecuada también funcionan como método de prevención: aprender a reconocer la infección, a negociar el uso del preservativo en pareja, aprender a contar que se tiene una ITG o a avisar a posibles parejas de que se tiene una ITG son herramientas eficaces para la prevención.