ONG

VIH (VIRUS DE LA INMONUDEFICIENCIA HUMANA) 

¿QUÉ ES?

La infección por VIH (virus de inmunodeficiencia humana) consiste en una progresiva inmunodepresión, es decir, el sistema inmune se va debilitando cada vez más. Entonces puede desembocar en el denominado sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) en el que distintas infecciones invaden el organismo.

La infección es asintomática en la gran mayoría de los casos, por lo que pasa desapercibida (y es transmisible) durante años o décadas. Una persona con la infección se ve en apariencia sana y puede desconocer que tiene la infección por VIH.

Además, la infección por VIH ha tenido asociada desde sus orígenes efectos de segregación, discriminación y estigmatización de las personas infectadas.

 

¿CÓMO SE TRANSMITE?

La transmisión del VIH se produce por exposición a fluidos que contienen el virus por tres vías principales:

  1. Genital: por el contacto de fluidos transmisores (sangre, semen o fluidos vaginales) con puertas de entrada (heridas abiertas y mucosas vaginales).
  2. Parenteral: por el contacto entre la sangre de una persona no infectada con la de una persona infectada (por ejemplo, uso compartido de jeringuillas).
  3. Vertical: de madre a hijo/a durante parto o lactancia.

La infección no se transmite por:

  • Prácticas eróticas distintas a la penetración vaginal, anal o buco-genital.
  • Prácticas con penetración vaginal, anal o buco-genital en las que se utiliza un método de barrera adecuadamente (preservativo femenino o masculino en las penetraciones, o bandas de látex durante las práctica buco-genitales y buco-anales).
  • Prácticas eróticas con personas que saben que no tienen la infección.
  • Otros contactos físicos (besos, abrazos, tocarse las manos…)
  • Contacto con fluidos que pueden contener el virus en proporción insuficiente (como la saliva).
  • El uso común de prendas de ropa, ropa de cama, etc.
  • El uso de retretes, lavabos, duchas o bañeras.
  • El uso compartido de juguetes eróticos.
  • El contacto con heces u orina de las personas con la infección.

 

¿CÓMO SE DETECTA? ¿CÓMO SE TRATA?

El diagnóstico se realiza a través de un análisis serológico. Suelen realizarse pruebas rápidas de sangre o saliva. Estas pruebas deben realizarse pasados al menos 3 meses de la práctica con posibilidad de transmisión.

El tratamiento farmacológico para el VIH se denomina antirretroviral y está dirigido a impedir que el virus se replique (es decir, se extienda por el organismo). Pero, por ahora, ningún medicamento es capaz de eliminar la presencia completa del virus.

 

¿CÓMO SE PREVIENE?

En la actualidad, no existe vacuna para el VIH aunque existen varias líneas de investigación para la vacuna y medicamentos más eficaces contra la infección.

El mejor modo de prevención es el uso del preservativo. El preservativo masculino y el preservativo femenino utilizados de forma adecuada evitan completamente la transmisión.

Una educación sexual y de pareja adecuada también funcionan como método de prevención: aprender a reconocer la infección, a negociar el uso del preservativo en pareja, aprender a contar que se tiene una ITG o a avisar a posibles parejas de que se tiene una ITG son herramientas eficaces para la prevención.