INFECCIÓN POR CLAMIDIA 

¿QUÉ ES?

Es una infección producida por una bacteria. Tras un periodo de incubación de 1-3 semanas aparecen los síntomas, pero puede ser asintomática con frecuencia.

En los hombres produce uretritis, con secreción de un líquido claro. En las mujeres surgen secreciones atípicas, dolor al orinar o durante la penetración y manchados irregulares.

Pueden aparecer síntomas en ano, faringe, ojos o ganglios.

 

¿CÓMO SE TRANSMITE?

  1. Vía genital: mediante prácticas que incluyan penetración vaginal, anal o buco-genital sin el uso de un método de barrera.
  2. Vía vertical: de madre a hija/o durante el parto.

La infección no se transmite mediante:

  • Prácticas eróticas distintas a la penetración vaginal, anal o buco-genital.
  • Prácticas con penetración vaginal, anal o buco-genital en las que se utiliza un método de barrera correctamente.
  • Prácticas eróticas con personas que saben que no tienen la infección.
  • Otros contactos físicos (abrazos, tocarse las manos…)
  • El uso común de prendas de ropa, ropa de cama, cepillos de dientes, etc.
  • El uso de retretes, lavabos, duchas o bañeras.
  • El uso compartido de objetos como juguetes eróticos.

 

¿CÓMO SE DETECTA? ¿CÓMO SE TRATA?

El diagnóstico se realiza mediante un cultivo de fluidos en la zona afectada. El tratamiento general es con antibióticos.

 

¿CÓMO SE PREVIENE?

El mejor modo de prevención es el uso del preservativo. El preservativo masculino y el preservativo femenino utilizados de forma adecuada evitan completamente la transmisión.

Una educación sexual y de pareja adecuada también funcionan como método de prevención: aprender a reconocer la infección, a negociar el uso del preservativo en pareja, aprender a contar que se tiene una ITG o a avisar a posibles parejas de que se tiene una ITG son herramientas eficaces para la prevención.