INFECCIÓN POR SÍFILIS 

¿QUÉ ES?

Es una infección por una bacteria que tiene tres fases:

PRIMARIA: Aparece una úlcera dura en la zona de contacto (chancro), hacia las 3 semanas (máximo 3 meses), pudiendo pasar desapercibida. La úlcera se cura sola, pero sin tratamiento, la infección continúa en el organismo.

SECUNDARIA: en 1-2 años se desarrollan manifestaciones generales, como fiebre, sarpullidos y una larga lista de posibles síntomas. En estos casos también es posible su diagnóstico y tratamiento.

TERCIARIA: es extremadamente raro llegar a este punto de la infección, al haber sido diagnosticada y tratada mucho antes. Se desarrolla entre 10 y 20 años después, afecta a los órganos vitales como el corazón, el sistema nervioso, etc...

 

¿CÓMO SE TRANSMITE?

  1. Vía genital: mediante prácticas que incluyan penetración vaginal, anal o buco-genital sin el uso de un método de barrera.
  2. Vía vertical: de madre a hija/o durante el parto.

La infección no se transmite mediante:

  • Prácticas eróticas distintas a la penetración vaginal, anal o buco-genital.
  • Prácticas con penetración vaginal, anal o buco-genital en las que se utiliza un método de barrera correctamente.
  • Prácticas eróticas con personas que saben que no tienen la infección.
  • Otros contactos físicos (abrazos, tocarse las manos…)
  • El uso común de prendas de ropa, ropa de cama, cepillos de dientes, etc.
  • El uso de retretes, lavabos, duchas o bañeras.
  • El uso compartido de objetos como juguetes eróticos.

 

¿CÓMO SE DETECTA? CÓMO SE TRATA?

El diagnóstico se realiza mediante análisis de sangre o pruebas rápidas. El tratamiento general es con penicilina.

 

¿CÓMO SE PREVIENE?

El mejor modo de prevención es el uso del preservativo. El preservativo masculino y el preservativo femenino utilizados de forma adecuada evitan completamente la transmisión.

Una educación sexual y de pareja adecuada también funcionan como método de prevención: aprender a reconocer la infección, a negociar el uso del preservativo en pareja, aprender a contar que se tiene una ITG o a avisar a posibles parejas de que se tiene una ITG son herramientas eficaces para la prevención.